Àngels Ortega


Nací en Arenys de mar, un pequeño pueblo pesquero de la costa catalana y superando la treintena, llegó por casualidad el arte de la fotografía, en el que quedé atrapada por completo, ya que, hasta ese momento, mi otra pasión era el contacto con la naturaleza disfrutando de largos paseos en montes y playas. Encontré así la fusión perfecta con la combinación de ambas actividades sin imaginar, en ese momento, hasta qué punto la fotografía cambiaría mi vida.

Siendo totalmente autodidacta empecé a asistir a talleres formativos presenciales de grandes fotógrafos de la talla de José Benito, Javier Alonso Torre, etc, cursos online, ponencias y todo tipo de formación fotográfica profesional para instruirme como fotógrafa de paisaje y mejorar en esta disciplina.

Recreo la estética de la naturaleza, despertando al espectador sensaciones y emociones hacia nuestro bien más preciado, sumergiéndolo en un mundo de armonía y respeto por la naturaleza de paisaje.

Desde ese momento he ido combinando mi actividad profesional con la fotografía, contemplándola como un arte y una herramienta de concienciación del espectador sobre la defensa y conservación del paisaje.

Buscando un estilo personal, intento siempre componer mis propias obras de una forma intuitiva y no en base a reglas. Enamorada del mar y la montaña, me resisto a ser solo una mera espectadora y participo aportando mi propia visión, más onírica, creativa y personal, utilizando técnicas de larga exposición diurnas. 

                                                                  (Fotografías realizadas por la fotógrafa Silvia Vidal )  

                

Xuan Nel Sáez


Nací en Gijón/Xixón y puede decirse que el gusanillo por la fotografía me viene de niño cuando con apenas ocho años mi padre me presentó aquel artefacto malicioso y mágico a partes iguales para enredar, una Yashica Electro 35 que aún conservo y que me embrujó totalmente. 

Aficionado a la naturaleza desde siempre, comienzo a interesarme por la fotografía en mis salidas a la montaña asturiana, pero también viendo los reportajes fotográficos de las revistas, películas de cine y grandes documentales de naturaleza y viajes. Empiezo entonces a leer todo lo que caía en mis manos y a aprender de forma autodidacta, aunque poco a poco otros proyectos eclipsan de forma parcial esta gran pasión.

En 2006, tras un periodo de alejamiento, doy el paso al formato digital, y a partir de ese momento, el aprendizaje ha sido más intenso y profesional, aprovechando todos los recursos autodidácticos que nos brinda internet y completándolo con la asistencia a cursos y talleres profesionales de tipo presencial, así como a jornadas y eventos que organizan diversas organizaciones y asociaciones fotográficas.

En realidad, me gusta cualquier fotografía que me haga sentir algo especial al verla, independientemente de cuál sea el género fotográfico al que pertenezca. Soy de los que sigue confiando en ese primer impacto visual, y quizás por eso siento una especial predilección por la fotografía de paisaje natural.

Todo el periodo de experiencias y formación anterior me ha llevado a contemplar la fotografía como un arte y una técnica que me permita cultivar la observación del mundo que nos rodea. Sin embargo, me resisto a permanecer como mero espectador, quiero participar, aportar mi particular criterio para así poder interactuar y relacionarme con el mundo, con el entorno natural. Por ello no creo que se trate solo de representar lo que se ve, sino de transmitir e interpretar libremente la realidad que nos rodea. Concibo este proceso como un diálogo entre fotógrafo y espectador, donde prima el intercambio de sensaciones y opiniones a través de la imagen, intentando provocar en los espectadores un proceso de investigación averiguando qué es lo que el fotógrafo quiere proponer en cada caso.

 

(Fotografía realizada por Guillermo Álvarez Paz, DEP)


 

Logo Simbiosis Fotografía